Category Archive News

XIII Congreso de Biologia Vegetal

Puerto Varas, 3-6 dic 2018

más información aquí

Illuminating Carotenoid Synthesis and Plastid Transition in Plants

Carotenoids are the most important isoprenoids responsible for yellow, orange and red colors found in nature. In plants, they are synthesized in plastids of photosynthetic and sink organs and are essential molecules in hormone synthesis, photosynthesis and in photoprotection.

Research Topic Illuminating Carotenoid Synthesis and Plastid Transition in Plants 

 

I Encuentro Internacional de Mujeres Científicas

 

 

Vídeo resumen del «I Encuentro Internacional de Mujeres Científicas»

 

 

 

.

.

 

¿Cómo es hacer ciencias siendo mujer?: académicas dialogaron con estudiantes sobre su experiencia profesional y de vida

Bajo el título «Lo que significa ser científica en Chile», cientos de estudiantes secundarias de la Región Metropolitana llegaron hasta el auditorio María Ghilardi de la Facultad de Ciencias para dialogar con 17 académicas de dicha unidad. Cómo supieron de su interés por estas disciplinas, y cuán difícil ha sido desarrollarlas en campos masculinizados, fueron algunos de los temas abordados en este evento intergeneracional, que es parte del «Primer Encuentro Internacional de Mujeres Científicas».

El  Primer Encuentro Internacional de Mujeres Científicas,  se está desarrollando entre el 6 y el 10 de agosto en el Auditórium María Ghilardi Venegas.

El «Primer Encuentro Internacional de Mujeres Científicas», se está desarrollando entre el 6 y el 10 de agosto en el Auditórium María Ghilardi Venegas.

Las asistentes pudieron plantear preguntas a las académicas en esta jornada.

Las asistentes pudieron plantear preguntas a las académicas en esta jornada.

Cómo se interesaron por su disciplina, cómo llegaron a ella y cómo ha sido su experiencia en un campo principalmente masculinizado fueron algunos de los ámbitos abordados.

Cómo se interesaron por su disciplina, cómo llegaron a ella y cómo ha sido su experiencia en un campo principalmente masculinizado fueron algunos de los ámbitos abordados.

17 experiencias fueron las que pudieron conocer las estudiantes secundarias que participaron de la actividad.

17 experiencias fueron las que pudieron conocer las estudiantes secundarias que participaron de la actividad.

Como parte de este encuentro están en el país las académicas Minna Huoitilainen, neurocientífica finlandesa; y Ángela Nieto, Doctora en Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid.

Como parte de este encuentro están en el país las académicas Minna Huoitilainen, neurocientífica finlandesa; y Ángela Nieto, Doctora en Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid.

DOCUMENTOS ADJUNTOS
Programa del «Primer Encuentro Internacional de Mujeres Científicas».

Curiosidad, observación, constancia y tenacidad. Esas fueron algunas de las características más referidas por las académicas que este martes 7 de agosto participaron del conversatorio “Lo que significa ser científica en Chile”, realizado en la Facultad de Ciencias como parte del «Primer Encuentro Internacional de Mujeres Científicas», que se está desarrollando entre el 6 y el 10 de agosto en el Auditórium María Ghilardi Venegas.

Ante cientos de estudiantes de diversos liceos de la Región Metropolitana, las académicas Jennifer Alcaíno, Liliana Cardemil, Alejandra González, Victoria Guixé, Rosalba Lagos, Vivian Montecinos, Lorena Norambuena, Alexia Núñez, Julieta Orlando, Denisse Pasten, Anita Rojas, Daniela Sauma, Claudia Stange, Karen Vega, Cecilia Vergara, Inmaculada Vaca, Magdalena Sanhueza y Verónica Palma, relataron y reflexionaron sobre sus diversas trayectorias profesionales y personales en el campo de las ciencias.

“La creatividad y el trabajo intelectual resultan ser capacidades propias de nuestra especie humana, no tienen fronteras ni se expresan como diferencias de género. Lo he experimentado con mis compañeras de estudios, tesistas y con mis colegas científicas a través de largos años de trabajo conjunto en nuestra Universidad”, destacó el decano Raúl Morales en unas palabras que fueron leídas a las asistentes durante esta jornada, instancia donde la académica Alejandra González entregó cifras de la composición de la Facultad de Ciencias.

Uno de los datos relevantes es el incremento gradual del porcentaje de mujeres estudiantes en la unidad académica, que este año alcanzó al 50,5 por ciento de los ingresos, subiendo desde un 46,5 el 2016 y un 49,2 el 2017. En cuanto a las académicas, detalló González, si bien ha ido incrementándose la proporción, hoy sólo un 29 por ciento son mujeres y un 71 son hombres.

Las motivaciones y el azar: diferentes caminos para llegar a la ciencia

Las diferencias generacionales, de contextos y experiencias, la motivación de profesores de la universidad y de la enseñanza media, así como los azares que las llevaron a sus actuales posiciones, se cruzaron en la conversación que por cerca de dos horas mantuvo atentas a las asistentes.

En ese tiempo, en el que yo estudié, no habían prácticamente mujeres científicas”, recordó la académica Liliana Cardemil, para quien “mi primer modelo fue un varón, el profesor Croxatto. Hice mi tesis con él y me fascinó desde entonces el mundo de las ciencias porque para ese profesor era su mundo la ciencia”.

Quien también se refirió a la motivación de los profesores como clave para aproximarse a su disciplina fue la profesora Inmaculada Vaca, cuyo docente de ciencias “nos marcó mucho porquetuvimos la suerte de que además de incentivarnos a todos por igual -a hombres y mujeres-, nos sacaba al campo para estimular la curiosidad con la naturaleza que nos rodeaba”.

Un relato diferente fue el que presentó la profesora Verónica Palma, a quien lo que la motivó estudiar ciencias fue un libro. “A diferencia de la motivación de un profesor o profesora, para mí llegar a la ciencia fue por la literatura, fue leyendo las biografías de Marie Curie, los libros fascinantes de Darwin, los aspectos creativos de los científicos. En todos los test vocacionales salía en ciencias sociales, (…) sin embargo perseveré con las ciencias exactas”.

Respecto a las condiciones técnicas con las que estudiaron las académicas, la profesora Rosalba Lagos explicó que “más que los avances tecnológicos, eran los profesores que teníamos quienes eran investigadores de excelente nivel. Tuvimos unos privilegios increíbles, como por ejemplo que cursos como el de biología celular lo daban Francisco Varela y Humberto Maturana, quienes eran los profesores que nos enseñaban no pensando que veníamos del colegio, sino que de igual a igual”.

Por su parte, la profesora Denisse Pasten destacó otra característica del trabajo científico: el asombro. “Cuando uno entiende algo -cómo funciona el computador, cómo se mueve biológica y químicamente el cuerpo- el asombro es inevitable. A pesar de toda la información que circula hoy, hay algo en nosotros que reacciona al entender algo tan chico como una ecuación. Eso, sin importar cuanta tecnología logremos tener, va a estar siempre”, dijo.

Para Victoria Guixé otro componente importante “es la tolerancia al fracaso y la confianza en sí misma”, más aún en el contexto actual en donde esta generación “está sometida a mucha presión. Hay mucho exitismo y hay que desdramatizar eso, uno se puede equivocar”.

Finalmente, otro de los cambios del contexto actual de la formación en ciencias es el referido por la profesora Alexia Núñez. «Ustedes tienen una ventaja que mi generación no tenía, y es que la sociedad está despierta. Cuando ustedes noten una situación que está dada por el hecho de ser mujer, pueden conversar al respecto».

«Mi invitación es que si quieren ser científicas, sean valientes», continuó la profesora, recordando su experiencia, marcada por la poca confianza y la inseguridad de adentrarse en un campo masculinizado como la electrónica. «Recuerdo que este afán que tenía por la electrónica me llevó a la neurofisiología y era muy temerosa, pero fui venciendo esos miedos y hoy en mi laboratorio investigamos eso. Meterse en la ciencia es una aventura total, es una aventura diaria», concluyó Núñez.

Más actividades del encuentro

Como parte de esta semana completa de actividades en torno a las mujeres en la ciencia, está la participación de la Dra. Minna Huoitilainen, neurocientífica finlandesa especializada en el sistema auditivo y docente de ciencias cognitivas y Doctora en Tecnología de la Universidad Tecnológica de Helsinki –quien actualmente se desempeña en cognición infantil en el Colegio Sueco de Estudios Avanzados en Uppsala, Suecia-, y de la Dra. Ángela Nieto, Doctora en Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid, directora del Instituto de Neurociencia de Alicante, España, asociado al Instituto Cajal que pertenece al Consejo Superior de Investigación Científica (CSIC), de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Ambas científicas son traídas a nuestro país por las Embajadas de Finlandia y de España, respectivamente.

 

Fuente: http://www.uchile.cl

 

U. de Chile adjudicó más de 80 proyectos en Fondecyt Regular 2018

De las 518 iniciativas seleccionadas a nivel nacional en el Concurso Fondecyt Regular 2018, la Casa de Bello obtuvo recursos que superan los cinco mil millones de pesos para ejecutar 88 iniciativas que desarrollarán nuevos conocimientos en medicina, ingeniería, agronomía, producción animal, astronomía, sociología y educación, entre otras.

Con 88 proyectos de investigación y un financiamiento que supera los cinco mil millones de pesos, la U. de Chile se ubicó en el segundo lugar de adjudicación a nivel nacional.

Con 88 proyectos de investigación y un financiamiento que supera los cinco mil millones de pesos, la U. de Chile se ubicó en el segundo lugar de adjudicación a nivel nacional.

La Directora de Investigación de la VID, Silvia Núñez, destacó la alta competitividad de la convocatoria y la necesidad de aumentar los recursos para financiar mayor cantidad de proyectos en el país.

La Directora de Investigación de la VID, Silvia Núñez, destacó la alta competitividad de la convocatoria y la necesidad de aumentar los recursos para financiar mayor cantidad de proyectos en el país.

Las propuestas concedidas en la institución fueron encabezadas por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas con 27 proyectos, seguida con 17 de Ciencias y otros 12 de Medicina.

Las propuestas concedidas en la institución fueron encabezadas por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas con 27 proyectos, seguida con 17 de Ciencias y otros 12 de Medicina.

El Académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Richard Weber.

El Académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Richard Weber.

La Académica de la Facultad de Ciencias, Claudia Stange.

La Académica de la Facultad de Ciencias, Claudia Stange.

El Académico de la Facultad de Medicina, Claudio Hetz.

El Académico de la Facultad de Medicina, Claudio Hetz.

Con el objetivo de crear una sólida base científico tecnológica para el país, mediante investigaciones que conduzcan hacia nuevos conocimientos o aplicaciones en diversas disciplinas, el Concurso Fondecyt Regular 2018 seleccionó 518 proyectos a nivel nacional, donde la U. de Chile destacó con 88 iniciativas y un financiamiento superior a los cinco mil millones de pesos para ejecutarlos en un plazo de 2 a 4 años como máximo.

Las propuestas concedidas en la institución fueron encabezadas por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas con 27 proyectos, seguida con 17 de Ciencias y otros 12 de Medicina. También obtuvieron recursos las facultades de Artes; Filosofía y Humanidades; Arquitectura y Urbanismo; Ciencias Sociales; Odontología; Ciencias Químicas y Farmacéuticas; Ciencias Agronómicas; y Ciencias Veterinarias y Pecuarias, junto al Hospital Clínico JJ Aguirre y el Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos.

Respecto al 2017, la Universidad disminuyó su tasa de adjudicación de un 30 al 27 por ciento, representando una diferencia de 18 proyectos. De acuerdo a la Directora de Investigación de la VID, Silvia Núñez, “esta situación refleja la alta competitividad de esta convocatoria, pues es considerada una de las fuentes de financiamiento más relevantes para la comunidad académica del país. No es fácil postular un proyecto Fondecyt, ya que los investigadores deben cumplir con un número determinado de publicaciones en revistas de impacto científico, y a veces las diferencias entre iniciativas sólo son de centésimas en la evaluación. Por ello continuaremos difundiendo y motivando a nuestra comunidad para aumentar los resultados en este concurso”.

En cuanto a los recursos otorgados, cada investigación obtendrá 57 millones de pesos por año de realización, para cubrir  personal técnico de apoyo; viajes nacionales e internacionales que impulsen colaboraciones con pares en el extranjero; becas para tesistas y memoristas que colaboren en el proyecto; y bienes de capital.

Nuevos conocimientos para contribuir con el bienestar del país

Entre las iniciativas adjudicadas destacó Dynamic Clustering using Evolving Features, a cargo del Académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Richard Weber. La investigación, que se presentará el jueves 18 de enero en la Conferencia BAFI 2018, estudiará los métodos de la minería de datos dinámica con el objetivo de entender cómo los sistemas estáticos deben adaptarse a los cambios de distintos fenómenos analizados.

El Profesor Weber señaló que “los modelos resultantes de esta investigación serán usados en sistemas que se instalarán en diez años más. Actualmente, empresas privadas y organizaciones públicas buscan resolver problemas mediante el análisis de grandes volúmenes de datos, sin embargo, se basan en prototipos estudiados hace más de una década. Esta es una oportunidad para posicionar a la U. de Chile como polo de atracción para investigadores extranjeros que podremos invitar a colaborar gracias a los fondos obtenidos, además de lograr formar a estudiantes que participarán como tesistas”.

Asimismo, se adjudicaron recursos para el proyecto Growing in the dark: The role of light-inducible genes in carotenoid biosynthesis regulation in carrot storage roots, liderado por la Académica de la Facultad de Ciencias, Claudia Stange, que descifrará la manera en que se regula la síntesis de los pigmentos carotenoides en la raíz de reserva de zanahoria mediante estrategias de biología molecular y fisiología vegetal.

Para la Profesora Stange, “la zanahoria es una de las cinco hortalizas más comercializadas en Chile y una de las que acumula los más elevados niveles de carotenoides que se sintetizan exclusivamente en oscuridad. Por ello, buscaremos entender cómo genes regulados por luz participan en la síntesis de este rizoma y cuya particularidad puede estar dada por procesos evolutivos. Esperamos que el conocimiento generado sea un aporte para crear nuevas variedades de este vegetal y también para aquellos investigadores nacionales e internacionales enfocados en el área, donde los factores moleculares caracterizados podrían ser usados como marcadores para aumentar los carotenoides en otros bulbos comestibles”.

Tras un trabajo previo donde se obtuvo el transcriptoma de la zanahoria y se encontraron genes activados por luz representados mayormente en el rizoma que crece en la oscuridad, los próximos pasos de la investigación serán la sobreexpresión y mutagénesis inducible específica de los genes candidatos. Por tanto, si el gen participa en este proceso, el equipo espera que al mutarlo exista una reducción de carotenoides, es decir, zanahorias menos naranjas o blancas.

Por su parte, el proyecto Defining the role of ER stress signaling in C9orf72-mediated ALS, encabezado por el Académico de la Facultad de Medicina, Claudio Hetz, buscará definir aspectos moleculares involucrados en la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), donde se espera detallar los posibles mecanismos moleculares que llevan a que las motoneuronas generen esta enfermedad y establecer nuevos modelos de esta patología para estudiar el gen C9orf72, que es el más alterado en la Demencia Frontotemporal (DFT).

El Profesor Hetz destacó que “actualmente la literatura sugiere que las respuestas al estrés a nivel de omeostasis de las proteínas deberían jugar un papel importante en el desarrollo del ELA. Por lo que esta iniciativa abrirá líneas de investigación que estudiarán nuevos factores genéticos considerados relevantes para esta enfermedad, al implicar el 40 por ciento de los casos. Esto nos dará la oportunidad de montar nuevos modelos preclínicos en Chile para hacer estudios funcionales y terapéuticos en modelos animales, muestras humanas e indagaciones genómicas, que finalmente nos ayudarían a desarrollar estrategias terapéuticas”.

 

Fuente: http://www.uchile.cl

Dra. Claudia Stange: “Los movimientos anti transgenia se basan en el desconocimiento y la naturaleza humana de tener miedo a lo desconocido”

La Dra. Claudia Stange trabaja en el Laboratorio de Biología Molecular Vegetal del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. Sus investigaciones se centran en la caracterización de la ruta carotenogénica en Daucus carota L. (zanahoria) y su aplicación biotecnológica para generar alimentos mas nutritivos. Es bioquímico de la Universidad de Chile y obtuvo el grado académico de doctor en ciencias biológicas, mención Genética Molecular y Microbiología, en la Universidad Católica de Chile. Actualmente, es profesor asociado del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias.

¿Cuáles son los avances de la Universidad de Chile en materia de transgenia?

La transgenia se usa masiva y preferentemente como una técnica para la  modificación genética de plantas para estudio a nivel básico de los mecanismos de desarrollo en plantas. También existen trabajos de su utilización en Ingeniería genética de plantas con diferentes fines, por ejemplo otorgar resistencia al estrés abiótico (salinidad, sequía, frío, etc), tolerancia a infecciones por microorganismos o insectos, tolerancia a herbicidas, mejorar la calidad nutricional y antioxidante de plantas, para producir vacunas, entre otros..

¿Pero eso es transgenia?

La transgenia se refiere a la modificación genética de plantas usando estrategias de biología molecular. Se basa en la incorporación de material génico (ADN) externo que no estaba inicialmente en esa planta. Ese ADN externo va a dar origen a la expresión de un gen en particular que se desea estudiar o, en el caso de la Ingeniería Genética, que se desea incorporar en la planta para otorgarle ciertas características que la planta no tiene, como las mencionadas previamente.

Entonces la planta que se modificó genéticamente tiene ahora un gen foráneo-externo que le otorga nuevas características. Si ese gen proviene de la misma especie, se llama intragénesis. Si ese gen, el promotor y terminador, proviene de la misma variedad, se llama cisgenia. Si el gen, promotor y terminador es de origen vegetal (cualquier planta), bacteriano o de levaduras se llama transgenia. Todos ellos son considerados organismos genéticamente modificados (OGM) en Chile. En otros países como en EEUU, las plantas cisgénicas no son consideradas OGM.

A nivel de ciencia básica, se introducen genes a las plantas para evaluar funcionalmente el gen de interés en una planta usada como modelo. Así se puede comprobar in vivo la función de los genes que luego son utilizados en ingeniería genética,  En nuestro grupo tenemos estandarizada la técnica de transformación para zanahoria,  tomate, tabaco, manzano y kiwi. etc.  Para el caso de manzano y kiwi su enfoque es netamente biotecnológico.

Hablemos sobre la manzana con mejor contenido nutricional y del kiwi con tolerancia a la salinidad…

Tenemos un proyecto que es una tesis de doctorado, en la que evaluamos funcionalmente unos factores de transcripción que otorgan de manera específica tolerancia a salinidad en plantas. El aumento de la salinidad y sequía de los suelos agrícolas es una consecuencia del cambio climático y las plantas no toleran crecer en estos ambientes. Actualmente, tenemos plantas de kiwi que queremos prospectar para desarrollo de portainjertos tolerantes al estrés por sal. Respecto a la manzana, estamos trabajando en generar una variedad nueva de  manzana que poseen genes para la síntesis de carotenoides (pigmentos que otorgan color amarillo, naranjo y rojo a  frutos, precursores de vitamina A y poderosos antioxidantes) en los frutos. Esto, con el fin de aumentar la cantidad de nutricional y de antioxidantes en los frutos de la manzana.

En ese proyecto estandarizamos el protocolo de modificación genética de la manzana para que expresaran tres genes de síntesis de carotenoides para producir el aumento de los pigmentos en la pulpa de los frutos. Actualmente tenemos plantas de manzanas de distintas edades. Debemos esperar que fructifiquen para poder evaluar los frutos, los que esperamos tengan colores atractivos como naranjos o rojos. Somos optimistas en los resultados que podemos obtener.

¿Qué piensa de los movimientos anti-transgenia?

Creo que se basan en el desconocimiento y la naturaleza humana de tener miedo a lo desconocido. Invito a que se informen, pero de fuentes primarias fidedignas y no de páginas inciertas en cuanto a la información que tienen. Creo también que en los movimientos anti transgénicos no hay ningún científico dentro de ellos. Alguien que sabe la parte fundamental de la modificación genética no tendría por qué estar en contra de este proceso.

¿Cómo la Universidad de Chile ha logrado llevar su trabajo a la sociedad? Por ejemplo, el estrés abiótico de las plantas…

El tema de los transgénicos, cambio climático, o sobre la regulación de los transgénicos en Chile y las nuevas tecnologías de mejoramiento genético lo hemos socializado y divulgado en  la Radio de la Universidad de Chile, específicamente en el programa “Quiero ser Científico”. Nuestros alumnos también nos ayudan a divulgarlo hacia la sociedad. Además, vamos a dar charlas a colegios y recibimos a los alumnos acá en nuestro laboratorio para divulgar el conocimiento científico y ayudarlos en su orientación vocacional también. Hace un tiempo atrás postulamos a un proyecto FIC para divulgar el tema de cambio climático. Es un FIC regional de la Región Metropolitana, pero todavía no salen los resultados. Nosotros estamos interesados en llegar a la comunidad y que los alumnos se acerquen a la ciencia.  Queremos que los alumnos se involucren en lo que es la ciencia y en resolver los problemas que tienen que ver con nuestra sociedad y en cómo los científicos podemos aportar en dar valor a productos biotecnológicos.

Nosotros como científicos tenemos la responsabilidad de divulgar, pero también es importante que las personas, si están interesadas en averiguar de diversos temas, averigüen o escriban directamente a los científicos. En Internet hay información de primeras fuentes pero también hay muchos discursos sin sustento. Y como decía, están basados en el miedo que tiene la gente a lo desconocido.

Y también permitir los transgénicos en Chile…

La Resolución 1523 del 2001 indica que se pueden cultivar organismos genéticamente modificados (OGM) para fines de reproducción de semillas, las cuales son exportadas. De hecho, la exportación de semillas es el cuarto producto más exportado en nuestro país. Pero no se puede consumir internamente. Los vegetales y frutas que consumimos han sido generados por técnicas convencionales de mejoramiento genético como cruzamientos asistidos y mutagénesis al azar. Estas variedades no requieren seguir los protocolos rigurosos de inocuidad al medio ambiente y la salud que si debe realizar un OGM para llegar a ser comercializado. Por eso demoran tanto en llegar al mercado.

Es importante recalcar que en nuestro país no hay alimentos OGM frescos (frutas y verduras) en el mercado. Lo que se consume son productos derivados de OGM. La planta es la transgénica porque posee el material genético externo. Todas las plantas generadas por transgenia, cisgenia o intragenia, lamentablemente no tienen cabida comercial en Chile por el momento. Aunque por el momento no existe la posibilidad de que sean comercializadas, como científica interesada en el desarrollo de nuevas variedades chilenas con valor agregado, te puedo decir que seguiré trabajando en ello adaptándome a nuevas estrategias de mejoramiento genético con el fin de que algún día pueda hacer productos más sanos que beneficien a la comunidad.

 

Fuente: http://www.chileglobalbiotec.cl

Entrevista de Chilebio a la Dra Claudia Stange

En la entrevista de Chilebio a la Dra. Claudia Stange, quien se refirió a sus investigaciones sobre la modificación genética de plantas en particular manzano y kiwi para mejorar cualidades nutricionales y de estrés abiótico.

 

 

 

 

 

.

¿Por qué la biotecnología es hoy tan importante para Chile?

Abordar de manera seria este tema puede hacer la diferencia en el desarrollo de un país. Chile tiene grandes desafíos en esta materia.

 

Existe consenso de que la biotecnología y la ciencia básica en Chile es de gran importancia, ya que el nuevo conocimiento permitirá al país dar valor agregado a los productos que desarrolla. Así, por ejemplo, se puede crear una nueva tecnología, mejorar o modificar procesos en las áreas médicas, industriales, vegetal, minera, etc., para hacerlos más eficientes y competitivos.

«No podemos seguir basando nuestra economía en la explotación de recursos naturales y en la exportación de materia prima como el cobre y las frutas; sabemos que nuestra materia prima permite generar productos de mayor valor que son producidos en países desarrollados tecnológicamente y que luego Chile importa», señala la doctora Claudia Stange Klein, del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

A su juicio, con la biotecnología nuestro país puede desarrollar sus propias estrategias y procesos para generar productos elaborados de última línea, los cuales tienen un mayor valor en el mercado nacional e internacional. «Por ejemplo, generar nuevas variedades de frutas con mayor valor nutricional, variedades de plantas tolerantes a salinidad, obtención de pigmentos naturales como aditivos en alimentos -para reemplazar los insanos pigmentos artificiales-, desarrollo de enzimas para procesos alimenticios específicos, generación de vacunas para peces, bovinos, etc.».

Para Michael Handford, subdirector del programa de Doctorado en Biotecnología Molecular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, nuevas áreas como la tecnología de la información y de medicina son rubros sin tan larga data en el país y podrían reportar grandes beneficios. «Por otro lado, en décadas más recientes, la ciencia básica ha sido impulsada principalmente en las universidades. En este sentido, la biotecnología hoy en Chile nos ha ayudado a aplicar los grandes avances realizados en los laboratorios chilenos a las distintas industrias nacionales e internacionales, generando mayores recursos, empleo, especialmente de profesionales capacitados, y estrechando los vínculos entre el área académica y el área productiva».

Situación actual

En Chile, en los últimos años la biotecnología ha recibido gran apoyo del Estado a través del financiamiento de proyectos biotecnológicos, por ejemplo, Fondef, Corfo, FIA, start ups, CopecUC, etc. Estos fondos tienen un elevado nivel de competencia, ya que hay muchos científicos y emprendedores interesados en innovar usando biotecnología. «Se requiere que los fondos de financiamiento aumenten para dar cabida a las interesantes iniciativas que no alcanzan a ser financiadas. Es imperioso que de parte del Estado se refuerce la política de incentivo a la ciencia y biotecnología inyectando mayor cantidad de recursos. Un país sin Investigación y Desarrollo (I+D) se estanca en el mundo que vivimos y no se eleva al desarrollo», indica la doctora.
Detalla que Chile invierte casi un 0,4% del PIB en I+D, el menor de los 29 países de la OCDE, bajo México. «Por otro lado, en nuestro país hay un bajo porcentaje de profesionales dedicados a I+D (2,5 de cada mil trabajadores) a pesar de que existe un gran incentivo al perfeccionamiento a través de becas en Chile (Conicyt) y en el extranjero (Becas Chile)».

Y agrega: «Sin embargo, estamos viendo hoy que el capital humano avanzado no tiene expectativas claras de trabajo luego de su perfeccionamiento, ya que faltan centros de investigación adecuados donde puedan desempeñarse y por insuficientes fondos para el financiamiento de los proyectos biotecnológicos. Otro aspecto es que al igual que en países desarrollados se podría dar mayor incentivo a empresas para invertir en I+D en conjunto con entidades públicas».

Desafíos

Para Claudia Stange, Chile tiene varios desafíos y deudas con la biotecnología, por ejemplo, aumentar los recursos a I+D, los que están estancados hace 10 años. «Se ha solicitado y anunciado aquello desde hace años, pero no vemos mejora. Definitivamente, este es ‘el cuello de botella'».

A su juicio, Chile tiene buenos científicos que hacen excelente ciencia y biotecnología, muchos de ellos se han formado en Chile y en el extranjero con becas del Estado, pero no se puede impulsar el perfeccionamiento de capital humano si después los profesionales no tienen recursos ni lugar donde desempeñarse. «El desafío del país es hacerse cargo de dar apoyo a toda la cadena de valor, desde facilitar el perfeccionamiento hasta la generación de más recursos para que se puedan producir nuevos productos biotecnológicos ‘hechos en casa’. En otras palabras, tener un plan del Estado en I+D».

Precisa que la experiencia de Brasil es un claro ejemplo a seguir, país que aumentó al 1% de su PIB la inversión en I+D, siguiendo el ejemplo de naciones desarrolladas como Corea y Finlandia, donde este tipo de inversión les permitió adquirir la solidez económica.

«Por otro lado, estos recursos también deben venir del incentivo de empresas privadas interesadas en utilizar la biotecnología para dar valor agregado a sus procesos y tecnologías o competir de mejor manera con nuevos o mejores productos en un mercado globalizado. Debemos ser capaces de impulsar la confianza de las empresas para invertir en I+D. En países industrializados, un 50%- 60% de los recursos proviene del aporte de empresas».

Al respecto, Handford señala que el desafío principal del país es aumentar la conciencia de la importancia de la ciencia, en su totalidad, para el desarrollo del país.

«Más específicamente, la biotecnología es una parte de la ciencia y requiere de la generación de confianza entre los investigadores y las empresas, y más aún seguir incentivando la inserción de investigadores en estas empresas, mediante ayudas del Estado».

Opiniones de otros actoresGermán Aroca, Ph.D., director del Doctorado en Biotecnología del Programa Conjunto PUCV UTFSM: «La biotecnología en Chile es de extremada importancia porque permite agregar valor a los recursos naturales que el país posee, desde los minerales a los agropecuarios y forestales. El uso de biotecnologías permite aumentar la eficiencia y, por ende, la productividad de los procesos; es una oportunidad en el desarrollo de productos asociados a la salud con un alto impacto en la población y de alto valor agregado, y además otorga oportunidades de innovación y desarrollo en variados sectores industriales y de servicios».

Dr. Juan Rivadeneira Hurtado, CEO de LIAP: «Chile es un país que necesita mejorar su oferta de productos y servicios exportados. En esa medida nuestro país está llamado a desarrollar una matriz productiva que permita maximizar el valor de nuestros recursos naturales; esto mediante el desarrollo de tecnologías que los transformen en nuevos productos y servicios de alto valor agregado. Desde la perspectiva minera, el desarrollo de toda la industria de la lixiviación de minerales mixtos de cobre, ha generado un gran número de profesionales altamente capacitados en la aplicación de nuevas estrategias de procesamiento.

Dr. Erwin Krauskopf, director de Ingeniería en Biotecnología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UNAB: «La biotecnología es muy relevante para nuestro país dado que esta disciplina tiene potenciales aplicaciones en un amplio espectro de actividades comerciales, desde la extracción del cobre hasta el desarrollo de kits para detectar plagas agrícolas. La consecuencia directa de esto se traduce en beneficios económicos que permitirán al país migrar de una economía basada en la explotación de recursos naturales hacia una economía basada en el conocimiento».

 

Fuente: http://www.edicionesespeciales.elmercurio.com

Workshop «Facing Novelties in Plant Cell Biology”

Finalizo el Workshop, acá podrás revisar las fotos.
En el participarán destacados científicos internacionales del área de la biología celular y molecular vegetal.

Ademas de sus respectivas charlas (ver programa) ellos están muy interesados en tener contacto y discusión con científicos en formación en el área de la Biología Vegetal en Chile. Por ello hemos organizado la actividad «Socializing Science» para quienes tengan la inquietud de conversar con alguno(os) de los invitados en particular de manera mas informal y coloquial.

El workshop en su totalidad de libre acceso. Sin embargo requiere de vuestra previa inscripción para asegurar de tener y organizar adecuadamente. La inscripción deben realizarla aquí 
Los esperamos,